lunes, 9 de abril de 2012

La infancia y primera juventud musical de Coltrane.

John William Coltrane nació el 23 de Septiembre de 1926 en Harlem, Carolina del Norte. Poco después, la familia se trasladó a High Point, una ciudad más grande. Su padre era sastre y su madre trabajaba como costurera y sirvienta. Alice, su madre, había cursado estudios superiores y cantaba y tocaba el piano. Su padre, John, también tocaba varios instrumentos de cuerda.

Los 2 eran hijos de sacerdotes metodistas, los abuelos de 'Trane. Así que, aparte de la música de cámara que tocaban sus padres, los sonidos con los que crecio John William fueron los himnos y la música de iglesia., el country-blues de los músicos callejeros, y los grupos de swing que escuchaba en la radio. Con semejante mezcolanza ya de muy joven, es fácil entender la curiosidad de Coltrane por todas las músicas del mundo cuando despegó su carrera musical.

[INCISO] : El gran trompetista Don Cherry describió la influencia de la música sobre las familias negeger "Si has nacido en una familia negra -decía- ,  has nacido entre música. Siempre hay bailes y cantos : tiras dardos con música, juegas a las canicas con música, y después vas a la iglesis y hay música todo el tiempo" [FIN]

Sin embargo, a parte de la música, fue la combinacion de espiritualidad y política (aunque procuraba esquivar el tema en las entrevistas)  lo que, años más tarde, iba a tener un papel importante en la música de Coltrane.

En sus palabras :
"Mis dos abuelos eran sacerdotes, Yo iba a la iglesia cada domiingo y hacía cosas así, bajo la influencia de mi abuelo. Él era el patriarca de la familia. Tenía estudios y era políticamente activo. Mi padre no decía mucho. Se limitaba a meterse en sus asuntos y eso era todo. Pero mi abuelo era bastante militante, sabes?. Con inclinaciones políticas y todo eso"

Ese abuelo era el reverendo William Blair. Era más un lider de la comunidad que un sermoneador. De hecho era un defensor de Marcus Garvey, el lider del Movimiento de Retorno a África. W. Blair también defendía la creación de negocios y organizaciones comunitarias dirigidas por negros, y fue clave en la apertura de una de las primeras escuelas negras de High Point.

Es suficiente por hoy., os dejo con un parrafillo de Coltrane de muchos años después, cuando ya era el líder del Jazz (con el permiso de Miles, claro)

En ningún momento hay fin. Siempre hay que imaginar nuevos sonidos, nuevos sentimientos que transmitir. Y siempre está la necesidad de mantener lo más refinado posible esos sentimientos y sonidos, de manera que podamos ver realmente lo que hemos descubierto en su estado puro, ver lo que realmente somos y poder transmitirlo.

2 comentarios:

  1. Pues si, siempre hay que imaginar nuevos sonidos, nuevos sentimientos, nuevas ideas, pensamientos, emociones, y es importante el saber transmitirlos, que a los demás les llegue lo que somos, lo que nos bulle por dentro, que salga fuera a través de las palabras o por cualquier otro medio de expresión, sino se quedarán ahí, sólo para nosotros, sin más. Para algunos resulta más fácil que para otros, pero siempre es una dicha el compartir.
    Casto beso, Mario.

    ResponderEliminar
  2. Hola Mario,
    Genial el inciso de Cherry, me recuerda a los gitanos, son aforttunados humanos que crecen entre música desde el vientre de sus madres, y así les sale luego ...
    Un saludo

    ResponderEliminar