martes, 7 de febrero de 2012

Duke Ellington and John Coltrane (26/09/1962)



El principio del disco es abrumador, con esa prodigiosa mano del Duque esbozando la melodía con las mínimas lineas de notas posibles. Hablamos de "In a Sentimental Mood". Se trata de un tema escrito por Billy Strayhorn, y era pieza clave del repertorio de Ellington. Johnny Hodges, después de oir la pieza dijo que "Desde que la conozco, siempre he pensado que Coltrane realiza una de las interpretaciones más bellas que he escuchado". Y su opinión no era la de un cualquiera, ya que, durante decadas, el había interpretado en directo el solo de "In a Sentimental Mood" en la banda de Ellington.

A lo largo del álbum se alternan las rítmicas de Duke y de 'Trane, en función del tema en cuestión, y , pese a que estamos ante dos de los más grandes intérpretes y compositores de Jazz, la obra es lo que los anglosajones llaman una "mixed bag", un disco que por momentos funciona y por otros no. El clasicismo ellingtoniano y la cada vez mayor fiereza (aunque domada en estudio) de John Coltrane, en muchos instantes no cuadran. La alegría de Big Nick, con John al soprano, es para mí otro de los puntos fuertes del disco. Como la celestial balada "My little brown book" (para mí lo mejor del álbum), donde Coltrane está espléndido en lo que yo llamo "su registro Ben Webster". Y es que, habiendo entrado en la historia por su faceta más bruta, vanguardista y free, no debemos olvidar que John Coltrane era un excelso intérprete (y compositor) de baladas, y no sólo en el álbum homónimo, sino incluso en su última época, en su álbum póstumo "Expression".

El disco es lo que es, no se trata de una obra maestra (como la colaboración con Johnny Hartman), ni tampoco de un álbum mediocre, pero no pasará a la historia mayor de ninguno de sus dos protagonistas, porque en muchos momentos -puede ser sólo una impresión- Coltrane trata de adaptarse al estilo de Ellington, y viceversa. Y asi no funcionan las cosas. Es un disco recomendable, pero no esencial.

Lo más importante que aquel disco produjo para la carrera de Coltrane fue, cuando el ingeniero de sonido ý el propio Coltrane exigían toma tras toma de los temas  por no quedar satisfechos, Ellington dijo "ya basta, va a acabar imitándose a sí mismo". Esa enseñanza la aplicó John hasta el final de su carrera, procurando grabar todo en primera toma.

Éste fue el punto y final de los albumes "sugeridos" por Impulse!, los anteriores habían sido Ballads y el disco con quien probablemente haya sido el mejor cantante de Jazz, Johnny Hartman. Las comillas de sugeridos lo dejan bien claro, Impulse! quería un Coltrane comercial, pero la irresistible y furiosa ascension de 'Trane hacia sonidos cada vez más vanguardistas no admitía riendas, así que la discográfica le dejó el campo libre y paradójicamente fue cuando más exito tuvieron.

Hoy pensaba hacer la reseña del "Jazz Gallery" del '60, pero me he descubierto a mí mismo silbando "Big Nick", y  he dicho, a por ello vamos!!



VENGA, QUE YA HA PASADO LO PEOR, EL TERRIBLE MADRUGÓN DEL LUNES YA ES HISTORIA

3 comentarios:

  1. Hola Mario,
    Coincido punto por punto con tu valoración del disco, no puede ser mediocre estando quien está pero ambos han dado mejores momentos en sus carreras. No obstante me parece un muy buen disco para capturar una época en el que el Jazz se estaba desmelenando de forma irreversible, con los enormes goces que nos supondrían a tantos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me parece un gran album, fué uno de los primeros que tuve de Trane. Tanto Coltrane como Ellington son dos de las figuras más grandes del Jazz y de una colaboración entre ambos podría esperarse más, pero hasta lo más mediocre de estos músicos llega a puntos de genialidad. "In a sentimantal Mood" es, para mi gusto, una de las mejores baladas jamás grabadas, sólo por este tema ya merece la pena el CD, además de los otros que se incluyen que sin ser lo mejos de cada uno son de una altísima calidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ferran, Hola Dizzy, gracias por pasaros por aquí!!

      Ferrán, probablemente estoy sesgado por la cantidad de directos que tengo de Coltrane, pero creo que es en concierto donde mejor se aprecia ese desmelene, por ejemplo en el coetaneo de Graz, al que le he hecho una reseña no sé si en este Blog o en el de Blues cuando aún era caótico... En este disco con Ellington veo a John todo el tiempo tirando de las riendas, quizás por eso no me entusiasma.

      Dizzy, coincido contigo en "In a sentimental mood", es una versión acojonante. Evidentemente es un disco de alta calidad, pero a mí me pasa al reves que a tí, lo compré con una tremenda ilusión cuando ya tenía 20 discos o más de 'Trane, y me quedé con la impresión de "¿Esto es todo?". Igual lo comparo instintivamente con "Money Jungle", otro disco de Ellington en pequeño formato y con músicos con muchísima personalidad, que, este sí, ha entrado en la historia del Jazz por la puerta grande.

      Saludazos para los dos!!!

      Mario

      Eliminar