viernes, 20 de enero de 2012

La tremenda txapuza de Teo Macero que literalmente destroza MILES DAVIS AT FILLMORE

¿En qué estaba pensando Miles cuando permitió que esa cagarruta viera la luz? ¿O quizás es que respetaba demasiado y siempre el trabajo de Macero?. ¿O Columbia no le permitió capacidad de decisión? Porque Miles estaba totalmente entusiasmado con el trabajo de la banda en todas las sesiones del Fillmore (del miércoles 17 al sábado 20 de 1970). Y quería que todo, absolutamente todo, viera la luz. Pero la fecundidad de Miles en este principio de los '70, tanto en estudio como en directo, se estaba convirtiendo en un problema, demasiadas cintas acumuladas en Columbia. Probablemente Teo Macero recibio órdenes estrictas cuasi-militares, y Miles se resignó.



Paradita, cafecito, pitillito, y sigo.

Según cuenta un periodista de Zygote que asistió a la sesión en la que Miles escuchó las cintas en Columbia : "Miles escucho las cintas durante varias horas, discutiendo los méritos de una, la falta de claridad de otra, dónde quizás habría que hacer un corte...Estaba muy satisfecho con la actuación suya y de la banda ; y hacía bromas, se meneaba al compás de la música, levantaba las cejas con incredulidad ante la complejidad de algunos pasajes, y se balanceaba sobre las plantas de los pies, con la cara levantada, ante algunos de sus dinámicos solos de trompeta. Miles estaba tan entusiasmado con la música, que quería que todos los sets, todos los solos, estuvieran disponibles para el público. Había sido tan productivo que Teo Macero (que ya había recibido ordenes estrictas de los capos de Columbia de convertir aquello en un Doble LP) tenía un gigantesco dolor de cabeza. Tendría unos 6 meses de trabajo por delante para editarlo todo, y material suficiente como para producir álbumes durante los 3 años siguientes... Nadie sabía exactamente qué hacer con todo el material que había...excepto la rechazada idea de Miles."

Primero me vais a permitir que me cague en toda la parentela de Teo Macero y sus jefes, y luego toca la pregunta del millón : ¿Dónde están esas cintas? Si las cintas que dieron -en parte- vida a Live-Evil se editaron
en el sextuple CD "The Cellar Door Sesions"...¿a qué carajo esperan para editar éstas? Si visitais foros estadounidenses epecializados, vereis que la demanda de esta edición completa es tan grande como la que fue durante años la de la remasterización de los Beatles ;  a otra escala, claro. Y si Teo Macero las destruyó y sólo nos queda el doble CD con el horroroso corta/pega, que por momentos "canta" a kilometros, pues la única opción que tenemos es hacer una diana con la cara de Macero, tener siempre dardos en la mesilla de noche, y que lo primero que hagamos por la mañana sea lanzarle 5 dardazos a la jeta.

SIMIL DEPORTIVO: lo que hizo Macero es como coger la ya mítica final de Wimbledon "Nadal Vs. Federer" y editarla en un DVD de hora y media con "lo mejor".

Espero que Macero arda en el infierno con las cintas perdidas quemándole el culo.

Bueno, no soy rencoroso, así que indultaremos a Macero por el estupendo trabajo en On the corner

Pero como reza la profana oración que me ha enseñado mi madre (y os juro que funciona cuando extraviais algo)

"San Cucufato, San Cucufato
los cojones te ato
y como no aparezca/n (las cintas en este caso)
no te los desato"
Acompañado obligatoriamente de hacer un nudo a un pañuelo y guardarlo en lugar seguro


QUE APAREZCAN Y LAS EDITEN, POR DIOS!!!

3 comentarios:

  1. Hola Mario,
    La relación de Davis con Macero fue siempre muy peculiar y conflictiva, seguro que la conoces mejor que yo, pero no se le puede negar su aportación al sonido del genio, aunque solo sea porque Miles lo usase como un elemento confrontador para desarrollar su visión musical.
    Esperaremos las cintas...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ferrán !!Yo creo que el error de Miles fue depositar tanta carga en las espaldas de Teo. En los '70 Miles grababa esencialmente largas jams tanto en estudio como en directo, y luego le dejaba todo el material a Macero para que ensamblase un LP simple o doble. Y prácticamente no había 'input' de Miles en lo que hacía su productor.

      Al Cesar lo que es del Cesar, hizo un trabajo superlativo en Jack Johnson y On the corner (aunque no poseo aún las cajas de las complete sessions), pero la cagó bien cagada en este inexplicablemente mítico doble album.

      En Get up with it y Big Fun mete mucha menos mano y a mí son dos discos que me fascinan, con largas y lentas jams orgánicas y naturales. Los tengo a mi ladito en la mesa del ordenador, pues pronto les llegará el turno.

      Un abrazo

      Mario

      Eliminar
    2. Tenía pendiente responderte a tu respuesta. Las sessions del JJ y del OTC las tengo y sobre todo las del primero, están siempre en mi ipod, no sabría "funcionar" sin llevarlas encima (un poco como la mantita de los niños :-))
      Es que me estás hablando de la época dorada de un genio que no tuvo épocas menores y el nombre de Macero irá siempre relacionada a ella. Por eso no puedo tenerle manía.
      Un abrazo

      Eliminar